La Antártida

las carreras de ciencias

British Antarctic Survey emplea a más de 200 personas a través de muchas disciplinas científicas, incluyendo:

  • Química
  • Ciencias fisicas
  • Ciencias Biológicas (incluyendo ecología y biología evolutiva)
  • Ciencias de la Tierra (incluyendo ciencias de la atmósfera, geología, geofísica, glaciología y oceanografía)
  • Medio Ambiente e Información

Los investigadores provienen de una variedad de diferentes disciplinas, incluyendo científicos y asistentes de investigación, técnicos y analistas.

Ver de la misma familia

Ver nuestros perfiles del personal  o leer acerca de nuestros equipos  para conseguir una impresión de algunos de los trabajos, el entorno de trabajo y las condiciones de la Antártida (en todos los sentidos).

Una oportunidad única y notable

La gente que va a la Antártida a menudo son sorprendidos por lo que ven y hacen; la experiencia es en sí mismo una motivación primaria. Existe la sensación de que British Antarctic Survey (BAS) está haciendo una diferencia para entender los problemas del medio ambiente mundial. Muchos citan la posibilidad de trabajar con una amplia gama de personas. También existe la experiencia de ser parte de una organización única con un conjunto único de desafíos. Trabajando por BAS puede proporcionar extraordinarias oportunidades para que pueda aplicar sus conocimientos especializados, conocimientos y experiencia. El entusiasmo por la ciencia y las operaciones polar es evidente
en todas las áreas del BAS.

Las becas de investigación

Hay muchas maneras de desarrollar una carrera de ciencias con British Antarctic Survey. Por ejemplo, el plan de becas NERC ofrece oportunidades para destacada de su carrera a principios científicos ambientales para dedicar su tiempo a:

  • la producción de investigación de importancia internacional
  • el desarrollo de sus carreras de investigación y grupos de investigación
  • el desarrollo de la ciencia en líderes reconocidos

Trabajando por BAS lo que eso significa para usted

Tanto si trabaja en una estación de investigación, en los barcos, en aviones o en Cambridge, BAS apoyará a hacer su mejor momento. Como un empleado que trabaja en una organización de investigación del sector público tiene una responsabilidad no sólo para demostrar la excelencia en lo que haces, sino también para
rendir cuentas a Gobierno y el contribuyente. A cambio de su aportación se puede esperar para disfrutar de respeto en el trabajo, numerosos beneficios a los empleados, y para ser parte de una comunidad vibrante, reconocido internacionalmente.

Fuente: bas.ac.uk

Explorar la fauna del fondo marino del sur de Georgia con SQUID

DSC_3434_020.JPG Katrin Linse

Recientemente pasé semanas cuatro y un bits a bordo del buque de investigación alemán RV agua azul Meteor junto con Oli Hogg, mi estudiante de doctorado. Nos tomó parte en la expedición de investigación “El metano Georgia del Sur” dirigido por el profesor Gerhard Bohrmann de MARUM (Centro de Ciencias Marinas Ambientales en Bremen).

Viajamos a Stanley en las Islas Malvinas a mediados de enero en una serie poco complicado de vuelos vía Santiago de Chile, Punta Arenas y Río Gallegos (Argentina). Después de una breve visita a Gypsy Cove, en las afueras de Stanley, para ver los pingüinos de Magallanes, partimos las Malvinas elMeteor . Tres días de navegación nos llevaron a Georgia del Sur, en el que habría de percibir nuestros datos.

Map-and-Logo-736x298

Un mapa que muestra Georgia del Sur y travesía del crucero metano Georgia del Sur (línea de color negro), y el logotipo del crucero. MARUM de crédito

El objetivo general del crucero fue investigar en detalle las emisiones de gas metano que se descubrieron en los valles formados por el glacial talladas de la plataforma continental de Georgia del Sur en 2013. Estas emisiones de metano son causadas por bacterias que viven en y justo debajo del lecho marino y se descomponen orgánica muerta importar. En concreto, el crucero se dirigió a preguntas que incluyen la composición química de las emisiones, ya sea que lleguen a la atmósfera en cantidades significativas, y lo que las comunidades ecológicas se forman alrededor de los lugares donde el metano se filtra por el fondo del mar.

Oli y yo estaban particularmente interesados ​​en cómo estos afectan a las emisiones de metano del fondo marino de la biodiversidad – si la presencia de metano significa que los animales que viven en el fondo marino son diferentes de los de otras partes del sur de Georgia y el resto del Océano Antártico.

También estábamos interesados ​​en recoger datos sobre la presencia de microplásticos, que han sido poco estudiados en el Océano Antártico y tienden a hundirse al fondo del mar con el tiempo. Las numerosas muestras de sedimentos tomadas de las áreas alrededor de Georgia del Sur en este crucero de investigación se espera que nos permitirá abordar ambas cuestiones.

OTH_5464_smic-736x489

Implementación del ROV (vehículo operado remotamente) SQUID de RV Meteor cerca de Georgia del Sur.

Nuestra tarea principal a bordo era trabajar con el equipo de control de vehículo de control remoto de MARUM (ROV) llamado SQUID . El ROV viajó al fondo del mar para investigar la cantidad de gas que filtra hacia fuera, así como su composición. El ROV también envía de vuelta un video en vivo, que utilizamos para investigar si los animales que viven cerca de las filtraciones de metano eran “típicos georgianos Sur” o si eran los únicos a los sitios de infiltración.

IMG_4475_watermarked-736x552

Un ejemplo de la rica fauna del fondo marino alrededor de Georgia del Sur, incluyendo una estrella de mar (blanco), coral escobilla (naranja), hidrocorales (rosa) y diversas esponjas y briozoos incrustantes las rocas. Imagen tomada por el ROV MARUM SQUID.

Oli también utilizará las imágenes de vídeo desde el SQUID ROV para comprobar la exactitud de sus modelos de hábitat de mapeo, que serán utilizados en la revisión y evaluación del área marina protegida alrededor de Georgia del Sur que fue designada en 2012.

También gané una nueva fuente inesperada de datos de la multi-sacatestigos, un dispositivo que se baja de la nave y devuelve un número de muestras del fondo del mar. El multi-corer puede devolver hasta 12 muestras en cada despliegue, pero los biogeoquímicos a bordo sólo necesitaba unos pocos de ellos – que nos dejó con varios tubos de material del fondo marino a la muestra, criba y fijar en busca de los organismos de los fondos marinos que habitan.

OTH_4962_smic-736x489 (1)

El Multicorer se está desplegando con la espectacular costa de Georgia del Sur en el fondo. Los 12 tubos de muestra son visibles en el centro del dispositivo.

Hemos vuelto a casa con una gama de emocionantes nuevos conjuntos de datos que mirar hacia adelante a analizar. Por ejemplo, tenemos conjunto único de la muestra para macro y meiofauna (animales más grande que 0,05 mm, o la anchura de un cabello humano). Utilizando esta información, esperamos que entender cómo el metano en los sedimentos del fondo marino influyen en la biodiversidad de la fauna y la abundancia.

También hemos obtenido datos sobre la presencia de microplásticos en diferentes sitios de Georgia del Sur, que presentan diferentes niveles de impacto humano. Por último, además de las secuencias de vídeo desde el ROV, Oli está escribiendo nuestras conclusiones sobre algunos de los sorprendentes comunidades animales de roca dura que nos encontramos en el suelo marino.

Esperamos analizar los muchos conjuntos de datos que hemos recogido y nos gustaría agradecer al equipo MARUM para un crucero de la ciencia altamente productiva y agradable!

DSC08247_smic-736x552

Sala de control del SQUID ROV a bordo del RV Meteor

Fuentebas.ac.uk/blogpost

LA ESTACION DE INVESTIGACION HALLEY VI (ANTÁRTIDA)

Hoy os traigo el Halley VI, un maravilloso diseño que ganó los “Structural Awards 2013” un prestigioso premio que celebra el Institution of Structural Engineers.

halleyvi_01

Es una nueva base de investigación para la British Antarctic Survey (BAS) y se encuentra a unos 17.000 kilómetros de España sobre una gruesa placa de hielo flotante de 150 metros en la Antártida. Tuvo un presupuesto de 30 millones de euros y fue abierta hace un año justo, suponiendo un doble reto: científico y existencial.

La base se encuentra en un lugar donde el clima es extremo y donde la investigación es fundamental. Se estudia el agotamiento del ozono, la contaminación atmosférica, la subida del nivel del mar o el cambio climático, entre otros muchos proyectos.

La estación que se diseñó, debía hacer frente a temperaturas de entre -5 a -56 grados centígrados por lo que se pensó en realizar los módulos con piernas hidráulicas para que elevase la estructura en respuesta al aumento de los niveles de la nieve. Además, las piernas, cuenta con esquís permitiendo desplazarse y dándole una vida más larga. El enfoque modular proporciona beneficios significativos, incluyendo el ahorro de energía, una mayor seguridad contra incendios y el rendimiento acústico.

halleyvi_05

La estructura es robusta de acero revestida con placas de plástico reforzado con fibra de vidrio altamente aislante; pero adaptable, y relativamente fácil de ampliar. Es como un ciempiés de siete módulos azules y uno rojo:

  • Módulos azules: se alojan los laboratorios, las oficinas, las plantas de energía y los dormitorios.
  • Módulo rojo: está dedicado a la vida social, a las áreas comunes y de descanso, y cuenta con un bar y un gran ventanal.

La sostenibilidad es inherente al diseño. La combinación de un buen aislamiento, una caja sellada y buenos controles garantiza un consumo eficiente de energía durante todo el día.Con lo que respecta a  la energía, cuenta con turbinas de viento y energía fotovoltaica.

Para finalizar os dejo una espectacular mezcla de vídeo, timelapse y fotografía del año en la estación Halley VI, donde los investigadores han vivido, trabajado y jugado. Disfruten:

Fuente: mosingenieros.com/

Un dron sobrevuela una grieta de 40 kilómetros aparecida en la Antártida

La enorme fisura en el hielo ha duplicado su longitud en cuestión de tres meses, obligando a evacuar un centro de investigación que se encontraba en la zona.

587f5ce1c36188a1448b4640

Un dron ha captado las inquietantes imágenes de una inmensa grieta de 40 kilómetros de longitud en el hielo de la Antártida. El video ha sido compartido por la British Antarctic Survey, organización científica que posee una base permanente de investigación en el continente llamada Halley VI.

La enorme fisura, conocida como grieta Halloween, ha duplicado su longitud en sólo tres meses. Esto ha obligado a evacuar la base de investigación, localizada no lejos de donde se encuentra la grieta, según informa la organización británica en un comunicado. Sólo unas semanas atrás, las instalaciones comenzaron a reubicarse en respuesta a otro peligro: un enorme sima al sur de la estación, que amenazaba con dejarla a la deriva.

Afortunadamente para los investigadores, la estación Halley VI está compuesta por ocho módulos separados que pueden ser desarmados y remolcados mediante patas hidráulicas montadas sobre esquís, lo que hace que la base se pueda deslizar lejos de las grietas a medida que vayan apareciendo.

Los científicos alertan de las numerosas anomalías climáticas que están apareciendo en ambos polos de la Tierra. A principios de año se detectó que uno de los diez icebergs más grandes del mundo está a punto de desprenderse de la Antártida, mientras que en el Ártico se han registrado este invierno temperaturas de hasta 30 grados centígrados por encima de lo habitual en estas fechas.

Fuente: actualidad.rt.com/viral

Investigaciones geodésicas y geofísicas en la isla Decepción

encabezado_temporal

La isla Decepción es una de las islas que forman el archipiélago de las islas Shetland del Sur estando situada en el Mar de Bransfield; y es uno de los pocos volcanes activos de la Antártida. Este volcanismo se debe a la existencia de un rift en expansión en el Mar de Bransfield consecuencia de la compleja dinámica de placas y microplacas que existe, pues confluyen las placas antárticas del Pacífico y del Atlántico, la placa de Scotia y la antigua placa de Phoenix. Esta situación genera una alineación de 10 volcanes submarinos y 3 emergidos: Decepción, Penguin y Bridgeman.

La isla Decepción tiene forma anular de unos 15 kms. de diámetro, con una bahía interior, Puerto Foster que está unida con el Mar de Bransfield por una estrecha abertura en su lado suroeste, los Fuelles de Neptuno. Esta particular forma ha hecho que Decepción sea una de las islas más visitadas ya desde las primeras llegadas del hombre en la Antártida pues el puerto natural que constituye ha sido el abrigo al que recurrir en las duras tempestades antárticas. La llegada y el establecimiento de los buques balleneros en la isla han permitido que desde primeros del siglo XIX se tenga constancia con una cierta fiabilidad de las erupciones ocurridas en la isla. Las últimas erupciones han ocurrido en 1842, 1967, 1969 y 1970. En el periodo 1967-1970, la intensa actividad eruptiva provocó la destrucción de las bases científicas de Chile y Reino Unido, cambió la morfología de la isla generándose un islote que más tarde se anexionó a la isla y emitiéndose una gran cantidad de cenizas que se depositaron hasta isla vecinas. Estas erupciones obligaron al abandono de total de las actividades científicas que desde el Año Geofísico Internacional (1957) venían desarrollándose.

diapositiva1-min1

Cráteres de la erupción de 1970

Desde las primeras campañas antárticas españolas, una parte importante de geodesias y geofísicos, centraron su actividad en la isla Decepción y reanudaron las abandonadas investigaciones sobre la situación de actividad volcánica de la isla. Investigadores pertenecientes al Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA) y al Departamento de Volcanología del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) desplegaron por la isla una red sísmica para controlar dicha actividad. Esta red sísmica actualmente es responsabilidad del Instituto Andaluz de Geofísica (IAG). Paralelamente, el ROA y posteriormente la Universidad de Cádiz, establece una red geodésica que mediante observaciones de satélites GPS permite modelizar la deformación existente en la isla además de constituir el marco de referencia básico para la cartografía y la topografía de la isla; así como para la datación geográfica de cualquier clase de dato científico. Destacar que la Universidad de Cádiz comienza sus participaciones en la campaña 1995-1996, concretamente el Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias.

Además de estos aspectos científicos, existen razones de seguridad que inciden en el mantenimiento del seguimiento volcánico, ya que cada verano austral España desplaza un equipo de 20 personas entre científicos y logísticos y el Instituto Antártico Argentino abre su base que puede llegar a albergar a 40 personas. El conocimiento del estado volcánico de la isla Decepción es absolutamente necesario dado su carácter insular y aislado. Este panorama se complica considerablemente si tenemos en cuenta que la isla Decepción es parada habitual de recorridos turísticos por las islas Shetland del Sur dado el notable atractivo que dentro del medio ambiente antártico posee.

diapositiva3-min

Logotipo del proyecto OBGECON

En la actualidad, las manifestaciones superficiales más significativas de la actividad de Decepción se concretan en la existencia de áreas fumarólicas con emisiones a 100ºC de temperatura en la Bahía Fumarolas y 70ºC de temperatura en la Bahía Balleneros; presencia de suelos calientes en Cerro Caliente con 100ºC y aguas termales en Caleta Péndulo y Bahía Balleneros a 40ºC y 65ºC, respectivamente. Además existen numerosas áreas donde se ha detectado actividad sísmica notable. La sismicidad registrada en las campañas tiene dos orígenes bien diferenciados: actividad de origen tectónico por la expansión del rift del Bransfield con terremotos de magnitud superior a 6 en la escala de Richter y el proceso de subducción al norte de las islas Shetland del Sur que genera terremotos profundos entre las islas Livingston y Decepción. El número de terremotos tectónicos no suele superar la docena por campaña. El segundo de los orígenes es el volcánico, la actividad de la isla viene generando una media de 1000 eventos registrados por campaña. La mayor parte de estos eventos son superficiales, de bajo contenido energético y sus magnitudes mayores están entre 1 y 2.

La media de registros sísmicos antes mencionados ha tenido un incremento notable en dos de las campañas hasta ahora realizadas. En la campaña antártica 1991-92 se registró un incremento de la actividad sísmica desde el 31 de diciembre hasta el 25 de enero con un total de 900 registros en ese período y 4 terremotos sentidos. La situación se interpretó como un proceso de reactivación originado por una pequeña intrusión a no más de 2 km de profundidad en la zona de Bahía Fumarolas.

diapositiva5-min1

Mapa de la red geodésica y de la red de nivelación

En la campaña 1998-99, tras un primer período de sin actividad notable comienza registrarse el 3 de enero un episodio de actividad sísmo-volcánica significativa con la ocurrencia de varios tipos de señales, dos terremotos sentidos de magnitudes 3,3 y 4,3. La actividad sismo-volcánica detectada revela un incremento del número de eventos registrados con respecto a anteriores campañas, el área de actividad se localiza entre Bahía Fumarolas y Bahía Teléfono, la profundidad focal de los eventos está en torno a 1 km., la actividad sísmica incluye terremotos volcano-tectónicos, eventos de largo período y temblores volcánicos, y, por último, la energía liberada es notablemente más alta que la calculada en campañas anteriores. De estos hechos concluye que este aumento de actividad se debe a una intrusión de magma que ha sido causa de los terremotos volcano-tectónicos y la ocurrencia de los eventos de largo período y los temblores son resultados de la interacción de los acuiferos superficiales de la isla con la inyección de material a alta temperatura. La campaña finalizó sin que el proceso hubiera concluido totalmente.

Esta situación incierta hizo que se organizara una campaña internacional rápida formada por investigadores de los centros más implicados en el estudio de la isla Decepción para planificar y llevar a cabo una campaña de intervención rápida, previa a las actividades científicas y logísticas programadas para la campaña 1999-2000 en la isla Decepción, que permitiera evaluar el estado real de la isla y establecer desde el punto de vista volcanológico el índice de peligrosidad.

Esta campaña, denominada DECVOL, se desarrolló de forma multidisciplinar y se basó en técnicas geofísicas y geodésicas, que se centraron principalmente en las siguientes actuaciones: reobservación de la red geodésica “Isla Decepción” mediante observaciones de satélites GPS; registro de la sismicidad existente mediante el despliegue de estaciones sísmicas de corto período y de banda ancha; muestreo y análisis de gases fumarólicos; y adquisición de datos geomagnéticos, gravimétricos y batimétricos mediante el barrido sistemático de las aguas interiores y circundantes a la isla.

diapositiva7-min

Base chilena destruida

Para llevar a cabo estas actuaciones participaron las siguientes institutciones: Departamento de Volcanología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Real Instituto y Observatorio de la Armada, Instituto Hidrográfico de la Marina, Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada; Departamento de Geodinámica de la Facultad de Geológicas de la Universidad Complutense; Observatorio Vesubiano; Centro Nacional de Prevención de Desastres de Méjico; y el Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz.

El resultado más importante de dicha campaña es que se había producido una reactivación de la actividad volcánica de la isla, manifestada por el incremento de la actividad sísmica, el aumento de la deformación, el cambio de contenido y composición de los gases y la existencia de anomalías gravimétricas y geomagnéticas. Además, los valores de estos parámetros se interpretaron como una intrusión de magma joven entre 500 y 1000 metros de profundidad que ha alteró el equilibrio geotérmico y geodinámico de la isla. El área más afectada y donde se está localizando la reactivación es Bahía Fumarolas- Bahia 1º de Mayo que es donde está emplazada la Base Argentina, a menos de 2 kilometros de la Base Española Gabriel de Castilla. Consecuentemente, los investigadores participantes en la campaña DECVOL y a la vista de los resultados obtenidos se recomendó la continuación del seguimiento de la actividad geodinámica de la Isla Decepción, completando los estudios realizados con la ampliación de los perfiles geofísicos marinos, tanto en el interior como en el exterior de la isla con la intención de detectar posibles cambios en la estructura del volcán, densificación de la red geodésica existente con el fin obtener modelos de deformación superficial más compensados y precisos, y desarrollar y aplicar nuevos métodos matemáticos de tratamiento de datos. Asímismo, se detectó la necesidad de recopilar todos los datos geodésicos y geofísicos que se han ido obteniendo desde el comienzo de la participación de España en la Antártida.

diapositiva8-min

Mantenimiento de estación GPS en Bahía Balleneros

En base a estas conclusiones, se planifica el proyecto GEODEC, cuyo objetivo principal consiste en el estudio integrado de la actividad geodinámica local que se presenta en la isla Decepción como consecuencia de la actividad volcánica que en ella se produce enmarcada en la geodinámica regional existente. Para conseguir este objetivo, se establecieron unos objetivos parciales que encuadrados en distintos campos científicos, Geofísica, Geodesia, Matemática Aplicada, Cartografía Descriptiva, etc. completan el estudio integrado de la isla Decepción. Los objetivos parciales podemos sintetizarlos en el establecimiento de los modelos de deformación horizontal y vertical; la determinación de un geoide local; la elaboración de mapas de anomalías geomagnéticas y gravimétricas; el establecimiento de un modelo de estructura de la corteza y parte superior del manto; la modelización de la deformación superficial en áreas volcánicas; la modelización numérica del comportamiento de las calderas; la elaboración de modelos estadísticos para el cálculo del período de retorno; la elaboración de los mapas de riesgo y peligrosidad y el desarrollo de un Sistema de Información Multidisciplinar de Apoyo Científico (SIMAC) para la Isla Decepción y su entorno.

Para conseguir estos objetivos parciales se se plantearon tres subproyectos. El primero de ellos denominado “Estudios geodésicos en la Isla Decepción: modelos de deformación, determinación del geoide y Sistema de Información Multidisciplinar de Apoyo Científico” correspondía a investigadores de la Universidad de Cádiz y entre las tareas principales que llevó a cabo eran la reobservación mediante observaciones simultáneas de los satélites GPS de los vértices que conforman la red geodésica “Isla Decepción” y del vértice BEJC, Base Española Juan Carlos I, situada en la Isla Livignston; la densificación de la red geodésica “Isla Decepción” mediante el establecimiento de nuevos vértices con el fin de optimizar el diseño y la compensación de la red; el análisis de los datos y establecimiento de los modelos de deformación horizontal y vertical; el establecimiento de una red de nivelación de alta precisión para el control preciso de la deformación en las fracturas más activas de la isla; la obtención de perfiles gravimétricos con el objeto de realizar un modelo de geoide y la elaboración de un Sistema de Información Multidisciplinar de Apoyo Científico (SIMAC) que integra los datos geodésicos, geofísicos y geológicos existentes.

diapositiva10-min1

La ventana del chileno

El segundo de los subproyectos “Modelización de los procesos geológicos activos del volcán Decepción y su entorno a partir de datos geofísicos y geodésicos” lo llevó a cabo la Universidad Politécnica de Madrid y el Departamento de Volcanología del Museo Nacional de Ciencias Naturales; recopilando los datos geodésicos, geofísicos y geológicos obtenidos desde el comienzo de las campañas antárticas españolas; estableciendo diferentes modelos de deformación superficial para zonas volcánicas, modelos numéricos del comportamiento de calderas y modelos estadísiticos para el cálculo del período de retorno tomando como datos los recopilados en la acción anterior; actualizando los modelos anteriores considerando los datos obtenidos y elaborando los mapas de riesgo y peligrosidad a partir de un modelo digital del terreno de precisión.

Por último, el subproyecto “Estructura del complejo volcánico de Decepción y su entorno a partir de técnicas de geofísica marina” correspondía su realización al Real Instituto y Observatorio de la Armada encargándose de la realización de perfiles sísmicos de reflexión externos e internos a la isla Decepción empleando como fuente de energía el cañón de aire del BIO “Hespérides”; haciendo el barrido de una malla interior con adquisición de datos geomagnéticos, gravimétricos y batimétricos; generando mapas de anomalías geomagnéticas y gravimétricas a partir de los datos existentes y de los que se recopilaron en este proyecto; generando un modelo de estructura de la corteza y parte superior del manto a partir de los datos de perfiles sísmicos, gravimétricos y geomagnéticos y realizando una evaluación de anisotropías corticales en la velocidad de propagación de ondas sísmicas.

diapositiva11-min

Mantenimiento de magnetómetro de protones

Como conclusiones más importantes correspondientes a las investigaciones geodésicas y cartográficas realizadas y que han sido responsabilidad de investigadores del Laboratorio de Astronomía y Geodesia del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz destacamos el establecimiento de una red geodésica de precisión, la determinanción de los modelos de deformación horizontal, el diseño y establecimiento de una red de nivelación para la vigilancia y el control de la deformación vertical, la determinación de un geoide local y el desarrollo de un Sistema de Información Multidisciplinar de Apoyo Científico (SIMAC).

Esta campaña, 2003-2004, se ha desarrollado el proyecto OBGECON: “Observaciones Geodésicas y Geofísicas en las islas Decepción y Livingston y en el Continente Antártico”. Este proyecto responde a la necesidad científica de referenciar a un marco más general, como es el formado por el Archipiélago de las Shetland del Sur, el Mar de Bransfield y la Península Antártica, los resultados y conclusiones que sobre la actividad geodinámica de la isla Decepción y su entorno se han venido obteniendo desde las primeras campañas antárticas españolas; esto supone un estudio más amplio y más general tratándose de discernir, además, entre la actividad volcánica y la actividad tectónica que en dicha isla se produce. Siendo necesario, pues, ampliar el marco geográfico pasando de un marco local a otro regional que permita alejarnos del centro de la actividad geodinámica objeto de estudio; de manera que pueda referenciarse a un sistema independiente de la misma.

Para ello se ha realizado las siguientes actuaciones: observaciones de satélites GPS en la isla Decepción que han permitido ampliar las series temporales encaminadas al establecimiento de modelos más precisos de deformación horizontal; observaciones de satélites GPS en la Base Antártica Juan Carlos I que, conjuntamente con los datos procedentes de la estación IGS situada en la Base Antártica O’Higgins, nos permitan establecer la deformación horizontal absoluta en la isla Decepción; realización de medidas sísmicas en la Base Juan Carlos I; realización de observaciones geodésicas y geofísicas en la Península Antártica, concretamente en las inmediaciones de Caleta Cierva. Estas observaciones se articularán en base a observaciones de satélites GPS, medidas magnéticas continuas y observaciones sísmicas. En este proyecto han participado las siguientes instituciones: Universidad de Cádiz, Real Instituto y Observatorio de la Armada, Instituto Andaluz de Geofísica, Observatorio del Ebro, Departamento de Volcanología (CSIC) y Universidad Politécnica de Valencia.

Un aspecto singular de este proyecto ha sido la instalación de un Campamento Temporal en el Continente Antártico constituyendo la primera campaña científica española en el Continente Antártico. La logística de este campamento ha correspondido al Ejército de Tierra, y ha está instalado y operativo durante el mes de diciembre: En él han participado 5 logísticos y 5 científicos, estos últimos pertenecientes al proyecto OBGECON. Con la realización de este proyecto se ha iniciado una nueva concepción de la investigación en la Antártida abriendo nuevos horizontes y un futuro esperanzador para nuevos proyectos e inquietudes.

Fuente: 2.uca.es/grup-invest/antartida

La Antártida y la investigación científica

encabezado_temporal

La Antártida ha sido el último continente descubierto por el hombre, la última frontera. Las extremas condiciones climáticas en él existentes han producido un aislamiento del ser humano que hasta no hace mucho tiempo no ha sido posible romper.

Temperaturas medias que varían entre los -30 ºC y -65 ºC, llegando a registrarse el mínimo de temperatura terrestre en la base rusa Vostok con -89,2 ºC; vientos de 70 Km/h de velocidad media, con ráfagas habituales de hasta 190 Km/h; llegando a registrarse vientos de 300 Km/h en la base argentina Esperanza, han hecho de este continente el lugar más frío y ventoso del planeta. En este continente, que tiene aproximadamente el tamaño de Europa, están el 75% del agua dulce y el 90% del hielo de la Tierra y es el de mayor altitud media con una altitud media de unos 2500 metros sobre el nivel del mar; si se descongelara todo este hielo el nivel medio del mar subiría entre 60 y 65 metros sobre el actual con la consiguiente modificación de la línea de costa y el riesgo para las poblaciones costeras; constituyendo una de las causas principales que motivan los estudios sobre la dinámica de los glaciares.

diapositiva1-min

Atardecer en Caleta Cierva

La Antártida, consecuencia de la deriva continental de Gondwana, se extiende alrededor del Polo Sur, y está inscrita, casi en su totalidad, dentro del Círculo Polar Antártico; quedando únicamente la Península Antártica y las islas adyacentes a ella fuera de este significado paralelo. Toda la parte central del continente es una inmensa meseta central de unos 3000 metros de altitud, que está divida en dos partes: por un lado la zona oriental o Antártida Mayor y por otro la zona occidental o Antártida Menor; ambas están separadas por una cadena montañosa de 4800 Km/h, las Montañas Transantárticas, que unen el Mar de Wedell y el Mar de Ross. Ambos mares están limitados por grandes barreras de hielo que generan la mayor parte de los témpanos que navegan por los mares circundantes.

La extrema rigurosidad del clima antártico, el hecho de que el continente antártico esté rodeado de mares profundos de dificultosa navegación y el agrupamiento del continente entorno al Polo Sur han preservado la Antártida y la han mantenido ajena al ser humano hasta tan solo hace 400 años.

Fue en 1603 cuando se tuvieron las primeras noticias de un continente más allá del Cabo de Hornos; y fue el almirante Gabriel de Castilla quién al cruzar el Estrecho de Drake deriva hacia el sur y avista “altas montañas cubiertas de nieve hasta el mar”. Es el primer avistamiento de lo que posteriormente se denominarán las Islas Shetland del Sur. Posteriormente fueron numerosos los navíos que voluntaria o involuntariamente navegaron por el Estrecho de Drake. En 1773, el capitán James Cook cruza el Círculo Polar, llegando a circunnavegar el continente antártico. Aún sin avistar tierra deduce su existencia por las rocas que se encontraban incrustadas en los témpanos a la deriva. Durante el siglo XIX se constata la presencia en las islas Shetland de Sur de buques a la caza de focas peleteras. Estas rutas son celosamente guardas por motivos obvios de competitividad entre las diversas navieras. En 1819, El navío San Telmo al mando del capitán Rosendo Porlier tiene averías en el cruce del Cabo de Hornos y deriva naufragando en islas de la Antártica, en concreto en la parte norte de la isla Livingston. Iban 644 hombres. Ese mismo año, Smith encuentra restos del buque en Cabo Shirreff y en la isla Media Luna. De forma simultánea al conocimiento de nuevas zonas de caza, se realizan expediciones para descubrir nuevas tierras con nuevos focos de riqueza. En este sentido destacan las expedición rusa de Bellingshausen, la norteamericana de Wilkes, la francesa de Dumont D’Urville y las británicas de Wedell y de Ross. Es a finales del siglo XIX y principios del XX cuando coincidiendo con el inicio de la caza y explotación ballenera en la Antártida se establece la “carrera por la conquista del Polo Sur”. Expediciones dirigidas por Roal Admunsen y por Robert Scott se dirigen en paralelo a hacia una misma meta. Distintas concepciones logísticas llevan a resultados muy diferentes; trineos tirados por perros esquimales por un lado y equipos mixtos de perros y ponies siberianos por otro. Admunsen llega el primero al polo Sur el 14 de diciembre de 1911, mientras que Scott lo haría un mes después. Al regreso glorioso del primero se contrapone la tragedia ocurrida en el regreso de Scott y su grupo, donde mueren los cinco participantes en la expedición británica. Shacklenton es sin duda el personaje que mejor encarna al héroe antártico. Participante en anteriores expediciones antárticas; en 1914 pretendiendo unir el mar de Wedell y el mar de Ross a lo largo de las Montañas Transantárticas, su buque el Endurance queda atrapado en la banquisa. Durante casi un año anduvieron flotando por los hielos, encontrándose a 580 km. de tierra firme. Deciden poner rumbo a la isla Elefante, y desde allí parten 6 hombres en un bote de 6 m. Navegan 1300 Km. por el Estrecho de Drake hasta llegar a las islas Georgias del Sur. Shackleton vuelve a por el resto de sus hombres a borde del buque chileno Yelcho. En el Endurance va un cámara de cine, Frank Hurley, que rueda y fotografía los acontecimientos incluyendo el hundimiento del barco. Es un documento histórico.

diapositiva4-min

Instalación del sismógrafo de banda ancha en la isla Livinsgton

A lo largo del siglo XX se intensifica la explotación económica de los mares antárticos, donde además de buques roqueros y balleneros se establecen factorías para el tratamiento inicial de los productos procedentes de la caza de focas y ballenas. El desarrollo de estas actividades y en previsión de explotación de futuras riquezas algunos estados reclaman su soberanía sobre parte del territorio de la Antártida. Por una parte, se prolongan sus meridianos fronterizos hasta el Polo Sur, como por ejemplo, Chile, Argentina, Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido; por otro se justifican en expediciones más o menos exitosas, como Noruega, Francia o Rusia. La zona más conflictiva es sin duda la Península Antártica y el Archipiélago de las Shetland del Sur que es reclamada por Argentina, Chile y Reino Unido; llegándose a producir enfrentamientos entre británicos y argentinos en la isla Decepción. Estas reivindicaciones han permanecido más o menos vigentes hasta recientemente en que tratados internacionales ha hecho que remitan estas pretensiones.

Después de la Segunda Guerra Mundial empiezan a crearse bases y estaciones científicas sobre todo para llevar a cabo las observaciones internacionales que se habían de realizar durante la celebración del Año Geofísico Internacional en 1957.

Los antecedentes de la investigación científica antártida se remontan a la celebración del Primer Año Polar que se celebró en 1882 y en el que se realizaron observaciones de meteorología y magnetismo al igual que en el Segundo Año Polar celebrado en 1932. En 1897 se realiza la primera expedición científica internacional comandada por el belga Adrian de Guerlache que se ocupó de la exploración del estrecho que lleva su nombre. A esta primera expedición la siguen otras con el fin de realizar estudios topográficos, geológicos, biológicos, meteorológicos, glaciológicos y oceanográficos. Nombres como Scott, Shackelton, Drygalski, Bruce, Charcot y Nordenskjöld han quedado unidos para siempre a la investigación científica antártica.

diapositiva5-min

Musgos

En 1958 durante la celebración del Año Geofísico Internacional se declara la Antártica como área especial para la investigación; estableciéndose 50 estaciones geofísicas donde se realizaron observaciones meteorológicas, geodésicas, geofísicas y oceanográficas. Para coordinar las actividades científicas que se realizaran durante esta campaña internacional se creó ese mismo año el Comité Científico de Investigaciones Antárticas, denominado SCAR. Este organismo está formado por grupos de trabajo en los principales campos científicos, ocupándose del análisis y de la planificación de las necesidades de conocimiento en las diversas áreas; y recomendando las líneas de investigación prioritarias.

Esta colaboración internacional deviene en la firma en diciembre de 1959 del Tratado Antártico en donde los gobiernos de 12 países, Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Noruega, Nueva Zelanda, Sudáfrica y la extinta Unión Soviética, establecen las bases para la convivencia pacífica en la Antártida. España se adhiere como miembro de pleno derecho en junio de 1982. En él se reconoce que en interés de toda la humanidad la Antártida se utilice siempre y en exclusividad con fines pacíficos y no constituya objeto ni escenario de disputas internacionales y la importancia de las contribuciones aportadas al conocimiento científico como resultado de la cooperación internacional en la investigación científica en la Antártida durante el Año Geofísico Internacional.

En consecuencia se acuerdan para las tierras, barreras de hielo y mares existentes al sur de los 60º de latitud sur entre otros los siguientes aspectos:

 – La Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos, prohibiéndose cualquier tipo de actividad militar excepto la participación de equipos militares en investigaciones científicas o apoyo logístico a estas.

 – Se acuerda el intercambio de información sobre los proyectos de programas científicos que se realicen en la Antártida, el intercambio de personal científico entre estaciones y expediciones antárticas y el intercambio de observaciones y resultados científicos sobre la Antártida.

 – No se exige la renuncia a las reivindicaciones territoriales pero no se aceptarán nuevas ni se ampliarán las ya existentes.

 – Queda prohibida toda actividad nuclear y la eliminación de residuos radiactivos.

 – Libre circulación de inspectores y observadores que garanticen los términos del tratado en estaciones, navíos y aeronaves con base de operaciones en la Antártida.

A partir de la entrada en vigencia del Tratado Antártico, en 1961, se firman otros acuerdos internacionales con el fin de puntualizar y profundizar en aspectos recogidos en el propio tratado. Así, se celebra en Bruselas, en 1964, la convención para la protección de la flora y la fauna antártica estableciéndose “especies protegidas”, “zonas especialmente protegidas” y “sitios de especial interés científico” con el subsiguiente protocolo de acceso y permanencia en los mismos; en Londres, en 1972, se celebra la convención para la conservación de las focas antárticas y en Camberra, en 1980, tiene lugar la convención para la conservación de los recursos vivos marinos antárticos.

diapositiva14-min

Témpano en pirámide

Pero, no es hasta 1991 cuando se establece el denominado “Protocolo de Madrid” que viene a incrementar la protección al medio ambiente antártico y a los ecosistemas asociados; refuerza al Tratado Antártico para garantizar que la Antártida siga utilizándose exclusivamente para fines pacíficos; recuerda la designación de la Antártida como Área de Conservación Especial; reconoce las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observación científica y la investigación de procesos de importancia global y regional; reafirma los principios de conservación de los recursos vivos marinos antárticos y reivindica el interés que para la humanidad en su conjunto posee el desarrollo de un sistema de protección del medio ambiente de la Antártida y de los ecosistemas dependientes y asociados a ella. Este protocolo ha entrado en vigor en enero de 1998.

Para el cumplimiento de estos objetivos, en este protocolo se acuerda entre otros los siguientes aspectos:

 – La Antártida es una reserva natural consagrada a la paz y a la ciencia.

 – Todas las tareas que se planifiquen y realicen en el Área del Tratado Antártico deberán tener como consideración fundamental la protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados incluyendo sus valores de vida silvestre y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas.

diapositiva10-min

Mantenimiento de la estación receptora de satélites GPS

Las actividades que se realicen en el Área del Tratado Antártico deben limitar el impacto medioambiental, evitando efectos perjudiciales sobre la climatología y la meteorología; sobre la calidad del agua y del aire, sobre el medio ambiente atmosférico, terrestre incluyendo el acuático, glacial y marino; sobre la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las especies o poblaciones de especies de la fauna o la flora; y que se eviten peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de extinción o amenazadas, y que se evite la degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológica, científica, histórica, estética o de vida silvestre.

 – Toda actividad deberá presentar la información suficiente que permita evaluaciones previas y un juicio razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico. Tales juicios deberán tener en cuenta: el alcance de la actividad, duración e intensidad; el impacto acumulativo de la actividad; y si se cuentan con medios capaces de acudir y solventar con prontitud los accidentes que pudieran causar efectos sobre el medio ambiente.

 – La actividad científica será prioritaria a cualquier otra que se planifique y desarrolle.

 – Cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo investigación científica, queda prohibida.

 – Queda prohibida la toma o cualquier intromisión perjudicial en la fauna y en la flora nativa antártica salvo para investigaciones científicas y la introducción de especies no autóctonas.

 – Se reducirá la cantidad de residuos producidos en el área del Tratado Antártico y se expresan los métodos de tratamiento más adecuado para cada tipo de ellos; realizándose además un listado de productos contaminantes prohibidos.

 – Se establecen los protocolos de actuación para el manejo de residuos y combustibles a bordo de buques y aeronaves.

 – Se establecen Zonas Antárticas Especialmente Protegidas en donde las actividades se prohibirán, se restringirán o se administrarán según unas pautas especiales que garanticen la protección de los valores científicos, históricos o naturales; así como las investigaciones científicas que en ellas se estén desarrollando.

 – Estas zonas según diversos criterios como pueden ser el que hayan permanecido libres de toda inferencia humana, que sean ejemplos representativos de los principales ecosistemas terrestres, incluidos glaciales y acuáticos, y marinos, que posean conjuntos importantes o inhabituales de especies, que sean el único hábitat conocido de cualquier especie, que sea sitio o monumento de reconocido valor histórico o ejemplo sobresaliente de características geológicas, glaciológicas o geomorfológicos.

 – Queda terminantemente prohibido el acceso a estas zonas excepto para fines científicos.

 – Se establecen Zonas Antárticas Especialmente Administradas con el fin de coordinar las actividades que en ella se realicen, evitar los posibles conflictos y reducir al mínimo los impactos ambientales.

Bajo estas premisas, la participación científica española en la Antártida se inicia con acciones individuales de investigadores quienes participan en proyectos de investigación liderados por otros países; así, el Dr. Ballester, biólogo marino participa en 1966 en una expedición belga que además se encargaría de desmontar a base belga existente. Con posterioridad el Dr. Ortiz, vulcanólogo, participaría a partir de 1986 en campañas argentinas en la isla Decepción. En esas mismas fechas, el mencionado Dr. Ballester y la Dra. Castellví participan en una expedición polaca, llevándoles a establecer al año siguiente, en 1987, la Base Antártica Española Juan Carlos I en la isla Livingston. De esta manera comienza el asentamiento permanente de la ciencia española en la Antártida. En 1988, el Ministerio de Defensa organiza una expedición de geodestas, hidrógrafos, geofísicos y logísticos que está coordinada por el entonces director del Real Instituto y Observatorio de la Armada, Dr. Catalán. En 1989 se establece en la isla Decepción la Base Antártica Española Gabriel de Castilla. La creación del Plan Nacional de Investigación en la Antártida dentro del Ministerio de Ciencia y Tecnología, en 1990 y la botadura del Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides y la participación del Buque Las Palmas vienen a completar las plataformas de apoyo a la investigación que se realizan en la Antártida.

Las líneas de investigación que el Plan Nacional de Investigación en la Antártida establece en la actualidad son: Geología, Geofísica y Geodesia; Glaciología; Estudio integrado de ecosistemas; Oceanografía Física y Química; y Ciencias de la Atmósfera. Numerosos proyectos de investigación se llevan a cabo cada verano austral haciendo que avance el conocimiento científico de este hermoso continente y del planeta en su globalidad.

Fuente: 2.uca.es/grup-invest/antartida

“El mayor despliegue naval militar en las últimas décadas”: La Armada española, en cinco continentes

34 buques en la mar y 3.651 personas navegando o desplegadas fuera de sus bases en diferentes misiones, tanto nacionales como de la UE y la OTAN.

58d2c63dc461883d4b8b4646

Efectivos de la Fragata Méndez Nuñez, que participa en la misión SNMG-2 de la OTAN/ Armada española

La Armada española ha informado de que en estos momentos tiene “34 buques en la mar y 3.651 personas navegando o desplegadas fuera de sus bases” en diversas actividades bajo diferentes misiones, tanto nacionales como de la Unión Europea y la OTAN, en áreas tan diferentes como el mar Negro, el mar mediterráneo, el golfo de Adén, el golfo de Guinea o la Antártida.

Según informa el diario ‘ABC’, se trata del “mayor despliegue naval militar de España en las últimas décadas”. Además, el hecho de que la Armada Española disponga desde el pasado mes de noviembre de un destacamento de 20 efectivos en Irak, “arroja un dato geográfico insólito”, este mes ha desempeñado misiones en cinco continentes. 

España en misiones de la OTAN

La armada española participa en estos momentos en tres de los cuatro grupos permanentes de la de la OTAN con seis buques:

  • La Fragata Reina Sofía está integrada en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN número 1 (SNMG-1). Su misión es formar parte de las fuerzas marítimas de reacción inmediata de la OTAN, desplegadas por aguas de Atlántico, mar del norte y mar Báltico.

58d2c212c46188085a8b45cb

Fragata Reina Sofía, integrada en la misión SNMG-1 de la OTANArmada española

  • La fragata Méndez Nuñez y el buque logístico Patiño se encuentran en el Mediterráneo integradas en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN número 2 (SNMG-2). La primera participa en los ejercicios antisubmarinos multinacionales “Dynamic Manta”, en aguas de Sicilia, mientras el segundo prestará apoyo logístico a las unidades de la agrupación, así como a los buques españoles que están operando en la zona.
  • Por su parte, el cazaminas Duero se encuentra con la Agrupación Permanente de Medidas Contraminas de la OTAN número 2 (SNMCMG-2). Su misión es la de contribuir a mantener abiertos al tráfico puertos principales de la Alianza y sus bases navales, así como posibilitar las operaciones anfibias de proyección del poder naval sobre tierra, siendo por tanto su cometido principal la detección, localización, identificación y neutralización de minas de fondo y orinque.

58d2c2bac361889c588b465c

Cazaminas Duero, integrado en la misión SNMCMG-2 de la OTANArmada española

Además, según el citado medio, al despliegue naval de la OTAN se unieron esta semana el submarino Mistral y la fragata Victoria, que también participan durante dos semanas en las maniobras de guerra antisubmarina “Dynamic Manta”.

España en las misiones de la UE: Atalanta y Sophia

El buque de asalto anfibio Galicia se encuentra ejerciendo el mando en en la operación “Atalanta” de la Unión Europea, que desde el año 2008 lucha contra la piratería en las costas de Somalia y sus aguas próximas. Para esta misión, el buque dispone de una unidad aérea embarcada, formada por dos helicópteros SH3D y cuatro aeronaves pilotadas por control remoto (RPA) Scan Eagle de la Flotilla de Aeronaves.

58d2c385c361889c588b465f

Buque de asalto anfibio Galicia en la operación Atalanta Armada española

También España participa con la fragata Canarias en la operación “Sophia”, liderada por la Unión Europea, y cuya misión principal es la lucha contra el tráfico ilegal de seres humanos en el Meditarráneo. Así, hasta finales del mes de junio, la fragata estará integrada en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR).

Misión en el Golfo de Guinea

El patrullero de altura Vigía se encuentra en el Golfo de Guinea con motivo de la iniciativa “Africa Partnership Station”, que pretende incrementar la estabilidad y seguridad marítima en la zona, aumentando las capacidad operativas de las naciones de África Occidental mediante la realización de ejercicios de adiestramiento conjuntos.

La fragata Cristobal Colón, en Australia

Desde el día 9 de enero, la fragata Cristobal Colón, el buque más moderno de la Armada española, participa en un despliegue de larga duración en Australia, cuyo objetivo es potenciar la interoperabilidad entre la Armada y la Royal Australian Navy, así como proporcionar adiestramiento individual a bordo de la fragata a la dotación que servirá en los destructores antiaéreos australianos de la clase Hobart, programa liderado por el astillero Navantia.

58d2c44fc3618874508b4570

Fragata Cristobal Colón, desplegada en Australia Armada española

Esta misión, costeada por la marina australiana, supone un importante apoyo a la industria de construcción naval española, ya que permitirá mostrar el funcionamiento de las fragatas F-100 para un posterior posible contratado de Navantia. Con este propósito, el buque tiene previsto visitar los puertos de Jeddah, Bombai, Singapur, Perth, Fremantle, Sidney, Brisbane, Cairns, Papete, Callao y  Cartagena de Indias. Finalmente, está previsto que la fragata regrese a su base en Ferrol a principios del mes de agosto.

El buque oceanográfico Hespérides, en la Antártida

Dentro del Plan Estatal de Investigación Científica, el buque oceanográfico español Hespérides está en la Antártida realizando diferentes proyectos de investigación, que comprenden desde la evaluación de la ecología química y los invertebrados marinos hasta el estudio de las especies invasoras.

58d2c50ac461883d4b8b4640

Equipo del buque Hespérides en la Antártida Armada española

Durante el tránsito de regreso, previsto para principios de abril, el buque también participará en el estudio de la dinámica sedimentaria del Canal de Beagle y en un proyecto sobre las corrientes marinas en este mismo canal y las aguas de confluencia entre Brasil y las Islas Malvinas.

Instrucción del buque-escuela Juan Sebastián de ElCano

Por último, el buque-escuela Juan Sebastián de ElCano, zarpó el pasado domingo desde Cádiz para realizar su LXXXIX Crucero. Se trata de un buque de instrucción cuyo objetivo es contribuir a la formación marinera, militar, social y humana de los guardiamarinas, mediante la instrucción y el adiestramiento en la mar y en el puerto.

Con esta misión, la nave recorrerá Santa Cruz de Tenerife, Santo Domingo, Nueva York, Marín, Dublín, Den Helder, Amberes y nuevamente Marín, antes de finalizar su recorrido en Cádiz, previsto para el próximo 21 de julio.

Fuente: actualidad.rt.com/


Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible. (Mahatma Gandhi)

Traductor

Categorías

Archivos

Follow La Antártida on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 14 hits

Mi Comunidad

Las Pirámides de la Antártida

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Sígueme en Twitter